sevillaeconomia


6.427 empresas sevillanas han echado el cierre en los tres últimos años

El Presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla, Antonio Galadí, ha expuesto las conclusiones del Informe Económico Laboral 2010, que pone de manifiesta cómo la “progresiva destrucción del tejido empresarial sevillano arrastra una paulatina desaparición de puestos de trabajo”. De hecho, 6.427 empresas fueron “engullidas” en la provincia entre 2007 y 2010. La cifra refleja, junto a la de desempleados –que alcanzó al 24,6% de la población activa a finales del pasado año–, el “grado de deterioro” de la economía en Sevilla.

Así, Galadí recalca que «la reforma laboral del pasado año no ha servido”, pues “ni los inversores tienen confianza jurídica para arriesgar”, ni las administraciones están “ayudando a encontrar con certeza una salida a la crisis” y abogó por una reforma que contemple “fórmulas” que mejoren “la competitividad de nuestras empresas”.

Para el Presidente de la CES, hay que favorecer que los inversores extranjeros encuentren a la provincia “atractiva” y, para ello, consideró necesarias unas “normativas políticas inteligentes y valientes”. La exigencia de capital exterior viene determinada por la “situación límite” de “prácticamente el 100 por cien” del empresariado autóctono –alerta, por lo que la única opción se basa en «buscar inversores donde los haya y traerlos a Sevilla”.

“No necesitamos sectores ‘títere’, sino empresas competitivas”, asegura el máximo dirigente de la patronal, que apuesta por invertir en “industria, la del metal, que es la que crea pozos de durabilidad” y “aguanta mejor las crisis”. Asimismo, añade que “hace falta mucha industria en Sevilla, no basta con cuatro o cinco grandes empresas”.

En este sentido, estima que el “impulso económico” que la provincia precisa pasa necesariamente por “el puerto” y destaca el papel fundamental que “un astillero fuerte y competitivo” debería jugar en el “desarrollo de la Sevilla industrial”. Por ello, se muestra de acuerdo con el dragado del río, que “abrirá un nuevo abanico de posibilidades”, junto con la nueva esclusa.

Entre los sectores más afectados por la situación económica, Galadí destaca la construcción y, en los últimos años, el «comercio minorista», debido a la “reforma” de la capital, que asegura para algunos ha traído “la ruina”. A este respecto critica a una “Administración local cerrada” a cualquier planteamiento distinto a “su modelo de ciudad” y que gobierna “de espaldas al empresariado sevillano”.

Anuncios